Donación Segura con Paypal

VARIANTES

Haz clic en + para desplegar la información

Neuropatía axonal motora aguda (NAMA).

Esta variante se reconoció inicialmente al estudiar epidemias estivales anuales de parálisis en niños de zonas rurales de China del Norte. También se le ha llamado síndrome de parálisis china. Desde el punto de vista clínico, es similar al PDIA, con la aparición rápida de una parálisis relativamente simétrica, pero sin cambios sensitivos. Asimismo, se han producido brotes de NAMA en México y Sudamérica. Se han dado casos esporádicos por todo el mundo, también en los Estados Unidos, Europa y Japón. En esta variante, los daños a los nervios se producen en las áreas expuestas del axón, tal como las hendiduras mielínicas en los nódulos de Ranvier y en el extremo del axón que no está cubierto con mielina, justo antes de encontrarse con la fibra muscular.

Neuropatía sensitivo-motora axonal aguda (AMSAN).

Se trata de una forma grave y fulminante de SGB que se desarrolla en cuestión de días, dando pie a parálisis y pérdida sensitiva debido a fuertes daños axonales. La recuperación es difícil. Su reconocimiento como variante se remonta a un informe presentado por Feasby en 1986. Esta variante es más prevalente en Asia; Sudamérica y América Central y suele ser provocada por una infección de Campylobacter jejuni.

El Síndrome de Miller Fisher.

En su forma más pura, se caracteriza por tres manifestaciones: 1) visión doble debido a la debilidad de los músculos oculares, 2) una forma de andar tambaleante o atáxica, la cual se asemeja a la pérdida de equilibrio y 3) la pérdida de los reflejos tendinosos profundos. La lesión de la mielina de los nervios que controlan los músculos oculares causa su debilitamiento de modo que los ojos no pueden moverse al unísono, creando así una visión doble. Los nervios sensitivos de los músculos detectan la longitud y la fuerza de los músculos y permiten que uno camine normalmente, es decir, sin problemas. Anticuerpos específicos para moléculas en estas fibras dañan estos nervios, lo cual produce ataxia (andar tambaleante o inestablemente) y visión doble. También puede presentarse visión borrosa debido a la parálisis de la función pupilar. En algunos pacientes también se observa debilidad en las extremidades, así como parálisis facial y dificultad para tragar, síntomas que se traslapan con ciertas características del SGB. Lo opuesto también es cierto; los pacientes con SGB también pueden presentar debilidad en los músculos oculares y visión doble.

Trastornos de aparición lenta (crónicos)

Polineuropatía desmielinizante inflamatoria crónica (PDIC).

Esta versión crónica del SGB, se desarrolla lentamente en un lapso de dos meses o más y se caracteriza también por debilidad simétrica y cambios sensitivos. Las extremidades afectadas pierden los reflejos tendinosos profundos. Puede producirse como enfermedad monofásica (de una sola fase) cuya duración fluctúa entre uno y tres años. Si bien esta variedad se auto limita, de no tratarse, los daños a los nervios pueden ser graves y éstos podrían no recuperarse por completo. En la mayoría de los casos, la PDIC es recurrente, observándose recaídas y remisiones una y otra vez a lo largo de los años. En ocasiones, el trastorno puede evolucionar lentamente, caracterizado por deterioro progresivo a lo largo de varios años sin mejoría alguna. A diferencia del SGB, la PDIC frecuentemente suele responder al tratamiento con corticosteroides y otros agentes inmunosupresores. En comparación con el SGB, la incidencia de PDIC es poco común, pero en vista de que puede durar años, es quizá la neuropatía inflamatoria crónica más común. Se calcula que su prevalencia — el número de personas afectadas por el trastorno en un momento dado— es de hasta 8 pacientes por cada 100,000 personas.

Neuropatía motora multifocal (NMM).

Esta neuropatía inflamatoria asimétrica es poco común y afecta los nervios motores. Sus características principales consisten en el desarrollo lento o gradual del debilitamiento inicialmente de los músculos distales de las extremidades superiores, es decir, las manos, más que las extremidades inferiores. Las fibras de los nervios sensitivos no se ven afectadas.

Neuropatía sensitivo-motora desmielinizante multifocal adquirida (MADSAM).

Esta neuropatía, conocida también como síndrome de Lewis Sumner, es otra variante poco común de la PDIC. Presenta muchas de las mismas características de la neuropatía motora multifocal, pero además de la debilidad asimétrica, el paciente presenta cambios sensitivos, es decir, hormigueo o pérdida de sensibilidad, en la distribución de los nervios dañados.

Descarga de Documentos

Panorama General SGB-PDIC

Fisioterapia y Terapia Ocupacional

Manual para Cuidadores